Comprendo que le temas al espejo.
Lo miro de reojo, igual que vos.
Que esto no es lo suficientemente firme y curvo y esto no está aún del todo plano.

Comprendo que le temas al verano.
Septiembre me preocupa como a vos.
La histeria de llegar a enero para gustarle al mundo entero, para gustarle al rubio escultural.

¿A quién queremos engañar?
Si al final, nadie le escapa al tiempo.
Si al final, sólo trasciende lo que sos.

¿Quién es feliz siempre tratando de gustar?
La vida no me va esperar.
La vida no te va esperar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario