Desayuné un café con sacarina y un pan con palta. Ah, y medio "panqueque", eso tipo 7.15 am.
A las 10 me tomé un café con sucraLosa.
Son las 11.25 y ya me duele la cabeza. Tengo muchísimo frío.

Como nunca, siento mi panza menos abultada. Creo que compraré laxantes para prolongar la sensación.
No voy a comer. No voy a comer.
Tengo sed, mucha sed.

Quiero una ensalada. Quizá eso sí me permita a la hora de almuerzo.
Me estoy volviendo loca. Como una cabra. Es un hecho.

Mamá me encuentra pálida, amarilla, que se yo. Allá ella. Extraño mi hermosa palidez. Mi frío eterno.

Me quiero ir a la mierda.


Si tienes miedo...Si estás sufriendo...
Tienes que gritar y salir....
Salir corriendo.!
Hace un par de días, volví a sentir el impulso de cortarme. Sentí que perdía el control. Qería borrarme, escapar, perderme.
Es que ya no quiero más.
No quiero más discusiones en las noches, más alcohol, más conversaciones desagradables, más malas caras, más problemas, más angustia, más estrés, más incertidumbre, más dolor.

Me.voy.a.volver.loca.

De verdad quiero desaparecer, huir, irme lejos, no volver jamás.